"Un niño canadiense de 5 años diagnosticado con autismo severo se curó cuando se descubrió que la causa de sus desórdenes mentales era el esprúe celiaco y fue tratado con una dieta libre de gluten y suplementos nutricionales.
Su autismo se curó porque en realidad él nunca fue realmente autista, lo que realmente tenía era enfermedad celiaca, que es una respuesta autoinmune al trigo, cebada, centeno y avena[1] que daña el intestino provocando una mala absorción de nutrientes.
Las dietas libres de gluten se han vuelto muy populares entre los padres que buscan un tratamiento para sus niños que han sido diagnosticados como autistas
¿Qué pasaría si algunos de estos niños que han sido diagnosticados como autistas en realidad son celiacos?
Los desórdenes neurológicos provenientes de la enfermedad celiaca han sido documentados ampliamente en la literatura médica. Algunas de estas enfermedades incluyen un balance deficiente, temblores, migrañas, fatiga crónica, esquizofrenia, epilepsia, apatía, depresión, insomnio, desórdenes de comportamiento, inhabilidad para concentrarse y ansiedad.
Muchos de estos problemas se deben a deficiencias nutrimentales resultantes del daño intestinal que causa la celiaquía. Si ha sido causado por la enfermedad celiaca se mejoran una vez que el gluten es retirado de la dieta y su intestino se cura y funciona adecuadamente.
Los síntomas gastrointestinales del paciente se resolvieron rápidamente, y las señales y síntomas de autismo se fueron disminuyendo en forma progresiva.
Este caso en un ejemplo del síndrome de mala absorción (enfermedad celiaca) asociada con el una disfunción del sistema nervioso central y sugiere que en algunos casos, la deficiencie nutricional podría ser causa de retraso en el desarrollo.
Genuis y Bouchard recomendaron que todos los niños con problemas de neurodesarrollo sean evaluados por deficiencias nutricionales y síndromes de mala absorción.
Este estudio sugiere que al menos algunas de las respuestas a las dietas libres de gluten de niños autistas podrían estar relacionadas con la corrección de la deficiencia nutricional resultante de la falta de diagnóstico de una sensibilidad al gluten y la consecuente mala absorción.
La mayoría de los médicos esperan ver este síndrome con una diarrea crónica, inflamación intestinal y dolor antes de considerar una enfermedad celiaca. Pero no todos los niños celiacos y desórdenes neurológicos tienen problemas gastrointestinales.
Eamon Murphy comenzó a presentar aberraciones mentales y problemas de alimentación a los tres meses de edad. Para cuando tenía tres años sus padres trataban de entender las causas de su retraso en desarrollo, para caminar y hablar, y ahora sus trances, convulsiones y regresión. Después de un esfuerzo determinante de su madre y una serie de eventos afortunados, fue finalmente diagnosticado con enfermedad celiaca y se recuperó totalmente.
El daño intestinal de la enfermedad celiaca provoca una mala absorción de nutrientes, ya sea que los síntomas gastrointestinales se presenten o no. si los nutrientes que faltan son necesarios para el buen funcionamiento del cerebro, aparecerán trastornos neurológicos.
* * * * * * * * *
Nota del traductor.- La avena no contiene gluten, se evita su ingesta por la contaminación cruzada de este alimento con el trigo. Si usted consigue un avena libre de gluten podrá consumirla."

      Si hay algo
que me ha quedado claro en las últimas, lecturas, investigaciones, artículos y experiencias de otros padres es que, debemos prestar mucha atención, observar a nuestros hijos luego del consumo de algún alimento, sus estómagos son delicados y aunque de ninguna manera y bajo ningún concepto debemos hacer cambios extremos en la dietas de nuestros niños sin la supervisión de un especialista, podemos tomar notas y dirigirnos a un nutricionista preferiblemente Especialista en Problemas de Neurodesarrollo: Autismo, Trastorno por Déficit de Atención (TDA) y Trastorno por Déficit de Atención e Hiperactividad (TDAH) es necesario hacer exámenes, pruebas y eliminar lo que daña a nuestros niños.

     Aún me parece mentira que hasta hace tan poco estaba totalmente convencida de que Moisés se resfriaba constantemente por el agua fría, por el mal cuidado que le estaba dando y no fue hasta ver que su resfrío (ojos llorosos, estornudos y tos) se convertía en una crisis de asma en cuestión de horas, que iba al baño tantas veces que perdía la cuenta y la consistencia de sus heces era arenosa de color amarillo (debido a la auyama y el platano) y así como aparecía el asma, desaparecía.. Pero nunca antes repare en ello, nunca antes preste especial cuidado a lo que desencadenaba esa reacción..

     Han sido varias la experiencias, con la manzana, el cambur, el pescado, el arroz... No es solo El gluten y la caseína existen muchos otros alimentos a los cuales se puede tener una reacción, existen dietas para mejorar la concentracion, la ansiedad, la hiperactividad, algunos síntomas del Autismo. Se debe llevar siempre una dieta equilibrada, es importante recibir los concejos nutricionales de un especialista.

     Los niños con autismo tienen cuatro veces más probabilidades de sufrir de alergias a los alimentos que los niños sin autismo, según estudios recientes. Así se puede ver qué tan impactante es la dieta en la salud intestinal en niños con autismo.La conexión de la inflamación digestiva puede aumentar otra inflamación en otra parte del cuerpo, incluso en el cerebro, donde es muy preocupante.

     Es realmente importante la dieta de los niños con autismo, y es muy importante eliminar los alimentos y los productos químicos que provocan reacciones no deseadas.
 

Fuente: