Madresfera

viernes, 14 de agosto de 2015

CONTROL DE ESFÍNTERES

      Esta semana durante la sesión de terapias de Moisés, se encontraban los terapeutas trabajando con una peque para que pudiera empezar a usar el baño, recordé entonces lo frustrante que fue cuando nos tocó.

     Mi Príncipe dejó de usar pañales cerca de los 4 años, después de varias semana de intentos fallidos, ya anteriormente había leído que un gran número de niños dentro del Espectro Autista tienen dificultades para el control de esfínteres, de hecho; para algunos padres representa un gran reto lograr que sus niños puedan usar el baño. 

       El control de esfínteres es la capacidad que tienen las personas de manejar la salida y retención de excremento y orina. Es un proceso que normalmente se desarrolla en los primeros años de vida, pero cuando hablamos de un niño con TEA puede tardar un poco más en perfeccionar esta habilidad.

        En este proceso intervienen dos factores que se ven afectados en los niños con TEA:

  • Maduración Neurológica
  • Maduración Psicoafectiva

      La maduración consiste en una serie de cambios que derivan de todas las potencialidades que traemos al nacer. El proceso de maduración neurológica nos permite expresar nuestro crecimiento de distintas maneras según la etapa en la que nos encontremos. Un ejemplo sería el como empezamos a sonreír alrededor de los dos meses, tomamos un objeto a los tres, ahora a los seis, nos sentamos, más adelante nos vamos a parar y luego caminaremos. Esto significa que el proceso de maduración va cambiando, y de a poco, se organiza la corteza cerebral, despertando nuevas conductas…

      La maduración psicoafectiva nos permite comprender y expresar las emociones de una manera productiva y nos permite escuchar a los demás y sentir empatía con respecto a sus emociones. Hablamos de un crecimiento y desarrollo emocional que va a favorecer la adquisición del control de esfínteres.

      Después de tener esta información y sabiendo que nuestros hijos presentan un trastorno en esas áreas, podemos entender un poco más el porque resulta tan dificil este entrenamiento.
       Si a esto le sumamos la falta de comunicación verbal en algunos casos de Autismo pues se vuelve un poco más complicado el asunto.

      En muchas paginas podemos encontrar recomendaciones, consejos, pasos, aunque la verdad es que hasta ahora los leo, ya que cuando iniciamos este entrenamiento, no teníamos conocimiento de su condición, aunque como siempre he pensado el instinto de madre te va guiando en esos momentos difíciles. Aquí les dejo mis sugerencias y espero puedan aportar algunas otras, estoy segura que les servirá de mucho a otras mamis:

  1. Utilicen material de apoyo visual: Pictogramas de Secuencia donde puedan apreciar paso a paso lo que deben hacer.
  2. Refuercen las imágenes repitiendolas junto a ellos: Pídele que te acompañen al baño, si, puede sonar desagradable pero el que puedan ver y repetir será beneficioso en el aprendizaje.
  3. Vean vídeos, lean libros, usen sus muñecos y si manejan Tablet o su móvil, la App Nico Explora Tu Baño
  4. Déjale sin pañal durante el día y no le regañes o grites si las primeras semanas aun no logra avisarte, con paciencia y constancia lo logrará. Solo cambiale y recuerdale después donde debe hacerlo y que debe avisar.
  5. El solo hecho de entrar al baño y sentarse durante algunos minutos es un gran avance.
  6. Recompensa sus logros, cuando empiece a controlar sus esfínteres, después de dos o tres días se les puede hacer un refuerzo positivo con palabras y cariño.
  7. No les digan que serán castigados si se hacen pipí.

        Si tienen alguna otra técnica que les haya funcionado, no duden en compartirlo...

¡¡Insiste!!, Ni siquiera un martillo hunde un clavo en el primer intento.

Fuente: 



1 comentario:

  1. hola muchas gracias por tus consejos pondre en practica con mis mellizas

    ResponderEliminar