Madresfera

domingo, 25 de septiembre de 2016

INTUICIÓN

 

     Y un día volvió esa vocecita, muy bajita, casi imperceptible, pero que reconocí enseguida, hace 6 años me había acompañado y fue tan constante, tan persistente que me hizo cambiar de Pediatras tantas veces fuera posible hasta dar con el diagnóstico, hasta que llegó la palabra TEA a nuestras vidas... 

     Esta vez fue diferente, ya sabía lo que pasaba, podía reconocerlo, lo observaba, lo intuía y no lo negaba, solo necesitaba la confirmación, la total certeza, esa que te da la evaluación del Psicólogo. 

   Por mucho tiempo pensé que quizás exageraba o estaba paranoica, llegué a pensar que estaba imitando conductas, eso suele pasar, me dijeron. 
Sin embargo ¿Cómo podía imitarse la literalidad? ¿Como podía imitar esa poca tolerancia a la frustración que desembocaba en una rabieta incontrolable? ¿Como podía frustrarse tanto con pequeños cambios? Mi corazón de madre insistía y no se equivocaba, por mucho que quisiera tapar el sol con un dedo, era necesaria la evaluación.

    ¡Lo sabía! Pensaba mientras la Licenciada hablaba. sabía que no era mi imaginación, sabía que esa vocecita no se equivocaba cuando me decía de nuevo que algo no iba bien.

    Hoy tengo la respuesta que ya sabía, hoy recargo las energías y doy gracias a Dios por darme esta bendición, estas maravillosas personitas en las que a diario puedo reconocer el amor en su estado más puro, estas dos personitas que me motivan más que nada en el mundo a continuar difundiendo, informando, sensibilizando 

💙💙 #YoHabloDeAutismo #HastaQueTodosSepan


No hay comentarios.:

Publicar un comentario